EL CALAFATE Clima

boca-cerradaCuando la Presidente Cristina Fernandez habla de nacionalizar los medios de comunicación en realidad lo que quiere decir es que hay que Kirchnerizarlos.

Bien vale la aclaración de la jefa de Estado cuando pide que la interpreten bien, que nacionalizar para ella no significa expropiar, de ningún modo: “para que la prensa opositora después no titule lo que yo no dije” .

Es por eso que ejerciendo su legítimo derecho a la duda y en procura de una fiel comprensión de lo que quiso decir Cristina con su apelación a la conciencia nacional, el NdC aporta su mirada retro sobre los K con pretensiones de aportar claridad sobre lo que se viene.

Es verdad, para el matrimonio presidencial nacionalizar no significa repatriar ni nada que se le parezca. Que se queden tranquilos Telefónica y Telecom, la Barrick Gold, la British PEtroleum, y mucho mas tranquilos los bancos del Club de Paris y el FMI.

Los Kirchner saben conciliar muy bien su discurso nacional, popular, fundacional y progresista con sus acciones que indican todo lo contrario

Ya lo demostraron a comienzos de los noventa cuando decidieron depositar U$S 1.200 millones de Santa Cruz en la Reserva Federal de EEUU “porque ningún banco nacional daba garantías de riesgo cero”

Es un mandato moral del NdC dejar registro cada vez que se alude al tema de que ese dinero hoy ya no existe como tampoco existió dicho depósito según reconoció la propia Reserva Federal (Lo que viene en NdC)

También rindieron tributo a su coherencia ideológica cuando en el año 2000 reconocieron que los aportes de los afiliados del Frente para la Victoria fueron convertidos en el U$S 1.200.000 depositados en el Banco Santa Cruz a nombre de Néstor Kirchner y Rudy Ulloa

Otro tanto hicieron en diciembre de 2001 unos meses antes de que el ministro Domingo Cavallo creara el corralito financiero cuando el matrimonio mas exitoso de la política Argentina depositó $ 1.815.274 en una cuenta corriente en dólares del Deutsche Bank.

No hay dudas de que nacionalizar para los K no significa desestranjerizar. Fueron ellos quienes compraron tierras fiscales en El Calafate a $7,50 el Mt2 y sin ningún complejo de nacionalismo banal a los pocos días se las vendieron a la firma Cencosud de capitales chilenos haciendo una diferencia de U$S 1.800.000

Hace poco Néstor libró otro de sus duros combates contra el capital adquiriendo 2 millones de dólares para terminar de comprar el lujoso Hotel Alto Calafate, operación que como quedó demostrado con el fax que le envío el ex presidente a Victor Hugo Morales y que le voló la cabeza al periodista, fué hecha en el mas absoluto cumplimiento de las normas financieras vigentes. Dentro de la ley todo, como dijo El General

No quedan dudas y sobran las pruebas del nacionalismo que practican los K

Por eso, a la amenazante ocurrencia de Cristina de “nacionalizar a la prensa” hay que darle el verdadero sentido que para ellos tiene esta expresión: se trata ni mas ni menos que de Kirchnerizar a la prensa.

Es decir: nacionalizar para monopolizar. Algo así como “Naciopolizar”, neologismo horrible pero aplicable a la práctica de un gobierno obsesionado por concentrar en manos del estado el manejo discrecional de los medios de comunicación para machacar con un discurso único cada vez mas ruidoso y menos convincente.