EL CALAFATE Clima

SomosStiussoEl kirchnerismo en Santa Cruz hizo historia organizando marchas en contra de trabajadores en protesta, o movilizados pidiendo justicia.

El pasacalle que asocia la marcha del 18F con Stiusso se inscribe en el mismo marco de intolerancia y violencia.

Así fue a finales de los 90 con los mineros de Río Turbio que apostados en casa de gobierno en Río Gallegos, pidiendo por la fuente de trabajo en riesgo por la administración de Sergio Tasselli hoy procesado por vaciamiento de YCRT. Funcionarios de alto rango encabezados entre otros por Héctor Icazuriaga, y Alicia Kirchner conformaban una guardia pretoriana en el patio de la gobernación para impedir el paso de los mineros.

En Abril de 2002 un grupo de caceroleros fue reprimido por una banda de funcionarios provinciales y municipales en una emboscada frente a la radio de Rudy Ulloa, a metros del Complejo Cultural donde Néstor Kirchner y el escritor Miguel Bonasso participaban de la Feria del Libro. El saldo fue de una veintena de manifestantes heridos, y la apertura de una causa judicial que la justicia K enjuagó rápidamente. Dos meses antes el gobernador Néstor Kirchner en su local partidario había ordenado “correr a los caceroleros”. (Escuchar audio mas abajo)

En 2006 estatales y docentes eran repelidos con contramarchas organizadas en la Unidad Básica Los Muchachos Peronistas de Rudy Ulloa y Carlos Zaninni, anticipando una espiral de violencia paraestatal que concluyó el 17 de Octubre de 2007 cuando el funcionario Daniel Varizat a bordo de su camioneta 4×4 atropelló a veintitres manifestantes en el centro de la ciudad a 7 cuadras del gimnasio Boxing Club, donde Néstor y Cristina realizaban un acto proselitista.

El proceso judicial por el incidente duró unos meses sin mayores consecuencias para Daniel Varizat, quien estuvo detenido unos días hasta que pagó una fianza de 15 mil pesos. Ni siquiera se le retiró el carnet de conducir.

Pero la intolerancia del gobierno no se limitaba a la acción directa de sus funcionarios o punteros políticos organizando contramarchas o dando palos, también supo tercerizar la violencia a través del gremio Uocra, quien regularmente se alistaba frente a casa de gobierno o el palacio legislativo para intimidar a estatales. Por el servicio prestado el gremio cobraba viáticos del gobierno.

El hecho criminal mas brutal fue protagonizado por la Uocra al mando del dirigente Carlos García el 12 de Abril de 2011 en el ingreso a la cuenca carbonífera contra un grupo de docentes y enfermeros que repartían panfletos ante la presencia del gobernador Daniel Peralta. La cacería terminó con varios manifestantes hospitalizados, muchos de ellos con daños irreversibles.

En este caso una vez más la justicia lenta favoreció a los agresores, quienes no pagaron condena alguna.

La leyenda inscripta en un pasacalles en varios puntos de la ciudad de Río Gallegos, gobernada por el intendente K Raúl Cantín, que asocia la marcha del #18F con el agente de inteligencia Jaime Stiusso, es una provocación que tiene historia en Santa Cruz. Y que siempre terminó mal.