EL CALAFATE Clima

ABRAZO SIMBÓLICORío Gallegos le propinó una dura derrota a Máximo en las PASO. De su recuperación depende que el FPV retenga la gobernación en octubre. La crisis municipal es clave aunque no es la única responsable de la derrota del oficialismo en tierra natal.

A las bravuconadas de los candidatos Zaninni y Máximo, y el intendente Grasso, que acusaron de desestabilizadores, opositores, y vagos a los trabajadores, se suma que las dos gestiones K desde 1991 a la fecha de Aburto y Cantín, fueron una pesadilla para los riogalleguenses. Como si no bastara, ahora La Cámpora envalentonada con el slogan “Máxi, el candidato mas votado”, juega a los soldaditos con la comuna en llamas, y apuesta a Francisco Anglesio, actual titular del INTA nacional, como intendente de la capital. Que naufraga y pide socorro.

Quiere que el Intendente Grasso capee los reclamos poniendo la cara, las manos, y el resto del cuerpo, pero sin plata para atender la demanda gremial que surge de un compromiso que hizo en noviembre el ex intendente Cantín (FPV), y que aguante hasta octubre cuando los seguidores de Máximo esperan ganar las elecciones municipales con Francisco Anglesio, actual presidente del INTA nacional, a quien quieren imponer por la fuerza, estilo K.

Mientras tanto las finanzas del municipio naufragan y piden socorro.

Tras la aprobación por parte del concejo deliberante del acuerdo del 15% de aumento a los municipales en noviembre de 2014 que le costó el puesto al intendente Cantín, que le valió la expulsión a un concejal del FPV por haber acompañado la iniciativa, el municipio le pide a la provincia  5.610.000 pesos por mes, a los efectos de realizar un ofrecimiento de mejoramiento salarial al personal municipal.