EL CALAFATE Clima

perezmassa2-300x287El candidato a presidente por el Frente Renovador prometió  que va a garantizar la presencia de los maestros estableciendo un esquema de premios y castigos y agitó el fantasma del presentismo que en Santa Cruz -donde Massa tiene un desequilibrante caudal de votos- es mala palabra, tanto para los docentes como para el gobierno. Terminó mal.

Hábil provocador, el primero en recoger el guante fue el gobernador Daniel Peralta: “Estaría bueno que opinen acerca de lo que piensan del presentismo docente” pidió el gobernador a los candidatos de la oposición, y apuntó a uno de sus competidores directos: “una persona como Osvaldo Pérez, que es candidato a Gobernador debería decirle al señor Massa cómo fue la realidad del presentismo docente hasta el 2007, hasta que este gobernador lo eliminó”.

La respuesta de Pérez no demoró, ni ahorró críticas “Massa tiene una visión de la educación a nivel nacional, y propone un esquema de incentivo docente como un premio y no como estaba planteado en Santa Cruz como “una extorsión” señaló.

A su vez recordó que en 2007 cuando se eliminó el presentismo docente que llegó a constituir más de la mitad del sueldo de bolsillo de un maestro, “no fue que se anuló el presentismo, sino que se abrieron paritarias que el kirchnerismo se negaba a habilitar y por eso no acompañó un proyecto en ese sentido del cual fui uno de los autores” manifestó el referente del massismo en Santa cruz.

“Hay que acordarse cómo cobraban los docentes santacruceños antes del 2007 y que fue parte del conflicto entre otras cosas que le costó la gobernación a (Carlos) Sancho” sostuvo Perez, señalando que al gobernador “lo mandan a hablar en nombre del kirchnerismo para que diga las cosas que el FPV no puede decir” concluyó.