EL CALAFATE Clima
Diciembre 2011, una violenta manifestación de estatales impidió la reforma

Diciembre 2011, una violenta manifestación de estatales impidió la reforma

El sistema previsional de Santa Cruz vuelve a los primeros planos de la agenda pública con las declaraciones del titular del Anses Diego Bossio a propósito de la disputa judicial entre la provincia de Córdoba y el estado nacional por el sistema previsional “esto tiene que tener una solución política, no sólo en Córdoba, sino en las 13 provincias que no han transferido sus Cajas” indicó el funcionario.

“La única manera de discutir esto es reglamentar el proceso de armonización, que instruyó el Pacto Federal que se firmó en 1999”, aseguró Bossio a Cadena 3 encendiendo una alarma en Santa Cruz

En la provincia adminstrada por el kirchnerismo desde 1991 la Caja de Jubilaciones representa el alma de una gestión que recibió un sistema jóven, superavitario, que afrontaba sus compromisos sin sobresaltos, y otorgaba beneficios extras como créditos personales o pasajes aéreos gratis.

El manejo de fondos sin control a partir de la creación de la Cuenta Unica del Tesoro a discresión del gobernador, la accecibilidad de requisitos para jubilarse, el ingreso de personal en negro, los aumentos en sumas fijas y sin aportes como el presentismo docente, los regímenes especiales como el de los policías, entre otras razones, fueron las que provocaron el colapso del sistema que en los noventa lo llevó a pactar con nación la armonización de sus reglas a cambio de la “asistencia de nación” para cubrir su incipiente déficit, hoy estimado en mil millones de pesos.

Lo firmaron Néstor Kirchner gobernador, y Domingo Cavallo, ministro de economía de la Alianza.

El acuerdo selló el compromiso de elevar la edad jubilatoria de los estatales provinciales a 60 y 65 años, y de poner fín a la movilidad salarial. Hoy significaría que los jubilados de Santa Cruz cobrarían aumentos por decreto nacional dos veces al año. 

Nación comenzó a enviar los aportes pero Santa Cruz no cumplió con el compromiso de modificar su sistema previsional. Además, en 2003 Néstor Kirchner asume la presidencia y del otro lado del mostrador se adueñó de la situación. Con Cristina Fernández, todo continuó. Aquel pacto federal se fue renovando sin problemas,  todos felices.

Hasta que llegó el final de mandato del kirchnerismo y apareció el fantasma de la tan temida armonización que agitó Bossio.

Diputados de La Cámpora huyeron por la puerta de atrás de la legislatura

Diciembre 2011 Diputados de La Cámpora huyeron por la puerta de atrás de la legislatura (Foto Pancho Muñoz)

Claro que para que se cumplan los malos designios del jefe de la Anses, primero tiene que ganar Scioli. Y aún así, su vicepresidente Carlos Zannini ¿se animará a modificar las condiciones que él mismo fue gestando como ingeniero jurídico de la gestión de Néstor Kirchner en la provincia?

Alicia Kirchner, tiene la palabra.

Lo cierto es que desde la muerte del ex presidente, el advenimiento espontáneo de La Cámpora al poder provincial, y el consecuente enfrentamiento con el gobernador Peralta, el gobierno intenta ajustar el sistema previsional a las condiciones de nación.

En 2010 logró un pequeño retoque que produjo más daño a los beneficiarios que soluciones a la Caja.  Creó el conculcatorio aporte solidario y cambió el sistema de cálculo del haber jubilatorio.

En diciembre de 2011 cuando ya estaba redactado el proyecto de reforma jubilatoria “ordenado por la presidenta Cristina” como confesó el diputado Mauricio Gómez Bull,  un arrebato de los inexpertos diputados de la Cámpora enfrentados con el viejo zorro de Peralta,  hizo fracasar aquella intención que hoy se renueva de la mano del kirchnerismo por otras vías, que representa Daniel Scioli.