EL CALAFATE Clima

Represa CepernicLas expropiaciones de más de 60 mil hectáreas ribereñas sobre el Río Santa Cruz sigue adelante. En los últimos días llegaron nuevas solicitudes por correo a varios superficiarios de parte de la UTE constructora de las represas donde se les solicita ingresar por un mes a los campos afectados para realizar nuevos estudios topográficos y poder establecer la cota de inundación correcta.

Este será uno de los temas que que abordarán los superficiarios afectados por las represas en una reunión autoconvocada en la Sociedad Rural de El Calafate, apenas dos horas antes que Represas Patagonia, la UTE constructora, realice una charla informativa sobre la construcción de las represas en el Complejo Cultural.

Desde hace varios meses, los ribereños, empezaron a reunirse tanto en El Calafate como en Río Gallegos para intentar unificar posiciones sobre el futuro de los juicios de expropiación. En su mayoría, aunque con diferencias, todos acuerdan con la construcción de las represas pero tienen fuertes dudas y críticas a la forma en que se están llevando adelante las expropiaciones.

Los juicios de expropiación se iniciaron de forma individual y no colectiva, sin embargo los superficiarios mantienen el vínculo entre ellos y acuerdan algunas posturas encaradas hasta el momento. Entre ellas, se encuentra un reporte de contravenciones ambientalistas por parte de la UTE que trabajan en las futuras represas.

También tienen un reclamo por el mal estado y empeoramiento por tránsito de maquinaria pesada, particularmente en la ruta provincial 17 y del empeoramiento al límite  de la imposibilidad de cruce con vehículos livianos en el vadeo del arroyo Lechuza en Condor Cliff.

Los superficiarios hace poco más de un mes se reunieron en Río Gallegos con el ministro y hoy candidato a diputado por Pueblo, Harold Barck y el hoy asesor del gobierno en temas energéticos, Daniel Cameron.

Pese a ser el recurso hídrico más importante de Santa Cruz, la provincia cedió a la Nación por veinte años la totalidad de los activos derivados del contrato de venta de energía que generen las futuras represas hidroeléctricas.