EL CALAFATE Clima

Jose cano

En Santa Cruz desde 1983 se realizaron ocho elecciones generales para elegir al gobernador y demás cargos ejecutivos, a las que hay que sumarle las legislativas intermedias, provinciales y nacionales, un plebiscito, y  una elección de convencionales constituyentes.

En ningún caso se produjeron hechos fraudulentos de la magnitud de los que sucedierón recientemente en la provincia de Tucumán. 

Tras los gobiernos de Arturo Puricelli 1983-1987, y de Ricardo Del Val-José Granero que terminó en juicio político y renuncia, en 1991 fue electo por primera vez como gobernador  Néstor Kirchner, con ley de lemas. Durante el primer tramo de su primer mandato restituyó la normalidad institucional, y ordenó con mano firme la administración, incluso llegó a retener y recortar sueldos.

Luego advirtió que el poder se construía con apoyo popular pero que con eso solo no bastaba, la constitución ponía plazos, y el poder real necesitaba tiempo, todo el tiempo. El poder es permanente, o no es poder.

Allí comenzó a construir la ingeniería que aún hoy existe.

Produjo sendas reformas constitucionales que fueron deformando el sistema representativo y republicano,  y cambios en las leyes electorales que desvirtuaron la voluntad del elector.

Reformó la constitución dos veces, primero para permitir por única vez la reeleción del gobernador, y en la segunda reforma, en 1998, para permitir  la reelección indefinida, a través de un plebiscito que no respetó la constitución.

En la misma reforma bajó la categoria de gobernador de la ley de lemas, e introdujo el diputado por municipio en la composición parlamentaria estableciendo que 14 de los 24 diputados se eligirían por ley de lemas, por cada una de los pueblos de Santa Cruz. A partir de allí la representación parlamentaria tampoco respeta la voluntad popular.

Montado sobre sus propias reglas de juego, el Frente para la Victoria no necesitó quemar urnas o fraguar actas el día de la elección. Ni siquiera requirió de encuestas dibujadas. Bajo el imperio de sus propias leyes y con su brutal capacidad para poner los recursos del estado al servicio de cada elección, Néstor Kirchner arrasó en las urnas en cuanta elección tuvo por delante.

Fue legitimando con votos, sus desvíos de la constitución y de las leyes.

Pero la elección del próximo 25 de octubre no es cualquier elección.

Hoy el kirchnerismo por primera vez  va a las urnas con una paridad inquietante, sin ninguna certeza. Sin Néstor y sin Cristina en la cima de la boleta electoral.

Como pocas veces, el FPV falló una jugada electoral. Volvió a incorporar la categoría de gobernador  a la ley de lemas, sin una estrategia previa, y  hoy sus dos candidatos a retener la gobernación Alicia y Peralta, suman en los números, pero se repelen entre ellos.

Y para peor, la oposición reúne a dos candidatos que comprendieron el pragmatismo de la ley.

¿Si en Santa Cruz puede haber fraude como advierte José Cano?

Difícil rubricarlo, pero sí se puede aseverar que esta vez se ve a un gobierno desesperado por retener el poder, descontrolado, al que habría que controlar en una elección donde se juega la existencia.

https://www.youtube.com/watch?v=HfDel_Z2iQs&feature=youtu.be
Cuida tu voto
Ayudanos a cuidar las elecciones. Sumate para ser fiscal y que no nos roben el voto.
youtube.com