EL CALAFATE Clima

Todos y todas candidatos FPVA nueve días del balotaje, la carrera presidencial parece no despertar interés en el electorado de Santa Cruz, tampoco los referentes hacen nada por incentivar una elección que en pocos días cambiará el rumbo del país.

El Pro de Mauricio Macri apenas hizo pie en Santa Cruz, logró entidad jurídica para presentarse en las Paso, y después del batacazo del 25 de octubre, y con Sergio Massa fuera de competencia, se transformó en el candidato detrás del cual se unificó el Frente Unión para Vivir Mejor, liderado por el diputado nacional y ex candidato a gobernador, Eduardo Costa.

Pero sin campaña proselitista.

“El país es muy grande”, respondió Macri a las críticas de Máximo sobre su falta de presencia en Santa Cruz. No vino, ni vendrá.

El candidato a Presidente por el Frente para la Victoria, Daniel Scioli, en campaña vino una sola vez a Santa Cruz. Fue el 16 de octubre cuando en Caleta Olivia firmó con Alicia Kirchner, un convenio de inversión por 11 mil millones de pesos. El acto fue presidido por la presidenta Cristina Fernández.

Máximo Kirchner fue operado y está convaleciente; el gobernador Daniel Peralta, ausente de la provincia padece los efectos de la derrota, y de una transición traumática a manos de su enemiga Alicia Kirchner. La futura gobernadora arma su equipo de gobierno y planea una administración que se presenta complicada.

Cristina Fernández puso toda su energía bancando la campaña de su cuñada, ahora, solo piensa en retirarse con la frente alta. Una derrota de Scioli opacaría su final. ¿Para qué arriesgar?

El candidato a vicepresidente Carlos Zannini, está tan distante de Santa Cruz como de su compañero de fórmula, con quien nunca terminó de comulgar.

La unidad básica Los Muchachos Peronistas, emblema del abordaje territorial en campaña en cuanta elección se presenta el FPV, permanece desmovilizado, abúlico. Su jefe real, Rudy Ulloa, amortizado, solo aparece en los homenajes a su amigo Néstor.

Pasacalle Rudy apoya a ScioliNo hay encuentas telefónicas,  ni actos proselitistas, ni declaraciones rimbombantes, ni debates en los medios.

Solo alguna que otra pintada de cumplido sobre un paredón invisible, o un pasacalle deshilachado que quedó de las Paso, y los reglamentarios “espacios cedidos a los partidos políticos”,  son las únicas señales que recuerdan en Santa Cruz, el próximo 22 hay que ir a votar.

Resignación o patetismo, el silencio del Frente para la Victoria hace mas ruido que los bombos partidarios y la marcha peronista.