EL CALAFATE Clima

scan0013Ricardo Jaime es muy conocido en Santa Cruz.   Fué el hombre que acompañó a Néstor Kirchner en la política y en la función pública durante dos décadas. Su paso por el Ministerio de Educación dejó huellas imborrables en los maestros y los mas bajos índices de calidad en la formación de los chicos.

A Jaimito “el Karateca” como algunos lo llamaban en los pagos k le gustaba usar llamativos y costosos anillos,  pulseras y particularmente voluminosas cadenas de oro que lucía con ostentación entre los botones desprendidos de sus habituales camisas negras.

Si hay algo que perturba sus sueños por estas horas  son justamente las cadenas.  Ricardo Jaime, fue Ministro de Educación de Santa Cruz entre 1996 y 1999 cuando Néstor Kirchner gobernaba la provincia y Secretario de Educación de la Provincia de Cordoba entre 2000 y 2003 con José Manuel De La Sota como gobernador.

Aunque la foja laboral al servicio del estado de este ingeniero Agrimensor graduado en la Universidad de Córdoba es amplia y diversa: fue Director de Catastro del Municipio de Caleta Olivia, 1984-1987Concejal y Presidente del Honorable Concejo Deliberante Caleta Olivia, 1987-1991Ministro Secretario General de la Gobernación 1991-1996, a partir de allí se dedicó a educar a santacruceños y cordobeses durante 7 años consecutivos, hasta que finalmente recaló en 2003 en la Secretaría de Transportes de la Nación junto a su amigo Julio De Vido, y al servicio directo de Néstor Kirchner.

En Santa Cruz implementó la Ley Federal de Educación 24195 que catapultó a la provincia al podio mayor del fracaso escolar. Estableció por acuerdo 179/99 el requisito de la residencia que acreditaba 10 puntos a los postulantes a cargos docentes nacidos en la provincia –el titulo profesional equivale a 9 puntos- mientras que a los trabajadores que provenían de otras provincias argentinas se les exigía dos años de residencia para poder puntuar y aspirar a un cargo.

Fue un ejecutor a ultranza del cumplimiento efectivo de los 180 días de clase a fuerza del presentismo coercitivo, una verdadera cláusula antihuelga que en algunos recibos significaba la mitad de un sueldo docente

Eliminó las salas de tres años del nivel inicial y los gabinetes psicopedagógicos y por acuerdo 185 / 2000 redujo  las plantas funcionales de cargos docentes despoblando las aulas de educadores, lo que le valió una de las primeras protestas docentes frente a Casa de Gobierno en tiempos de mayor poder del gobierno Kirchnerista.

Los docentes santacruceños no olvidan cuando Jaime a instancias de sus informantes que espiaban a los docentes en huelga, acudía sorpresivamente a las escuelas para instar a los díscolos a que depongan la actitud bajo amenaza de sanciones.  Cuando el gremio llevó el reclamo al seno del Consejo de Educación Jaime prohibió el acceso de la prensa a dichas reuniones.

El sueldo de un ministro provincial en Santa Cruz  en la actualidad los 20 mil pesos. Jaime no tuvo en la provincia negocios conocidos, ni otros ingresos declarados. 

Según su última declaración jurada en 2009 tenía 2.379 pesos en la caja de ahorro y un patrimonio total, incluyendo una moto y una casa, de apenas 100 mil pesos.

A la luz de las propiedades millonarias que luego  reconoció poseer,  un lear jet, departamentos en Brasil, spa en Córdoba, yates y autos lujosos, era evidente que el funcionario poseía facultades extraordinarias para multiplicar monedas.

Pero sobre todo, una rarísima habilidad para hacer que sus maniobras de enriquecimiento no fueran advertidas por quien fué su jefe directo durante 15 años, el hábil y sagaz Néstor Kirchner quien todo lo controlaba hasta el más mínimo detalle.

Es que con el paso de los años las artes marciales aprendidas por Jaime hicieron que sus movimientos parezcan invisibles.