EL CALAFATE Clima

DSC01022La gobernadora Alicia Kirchner reconoció la crisis por la que atraviesa la provincia, pronunció su primer cadena provincial y detalló los alcances del decreto 157 a través del cual propone un reordenamiento del estado y un achicamiento del gasto provincial e intentar de este modo revertir el déficit presupuestario que en 2015 alcanzó los 4.600 millones de Pesos.

La medida establece un relevamiento de las cuentas, del patrimonio, y de los agentes provinciales. Suspende el otorgamiento de subsidios, promete revisar designaciones, prohíbe ingresos a planta, y se arroga la facultad de “reubicar personal”. Una variante de la figura “personal a disponibilidad”, que utilizaron los gobiernos militares para castigar a estatales.

Como deja vú asoma el decreto 309 de 1991 cuando asumió la primera gobernación Néstor Kirchner y dispuso la primera Emergencia Económica que con modificaciones parciales, cambios de nombre y de números, se instaló en Santa Cruz para siempre.

Sin la brutalidad de aquel instrumento que en aras de “la provincia en llamas” que le dejó Héctor Marcelino Chicho García, hoy suegro de Máximo, retuvo y descontó sueldos, el decreto de reordenamiento de la adminstración repite el espíritu incenidiario de aquella navidad amarga para los santacruceños.

El decreto 309, fue firmado por los Ministros Carlos Zannini, Carlos Muratore, Ricardo Jaime, (hoy condenado por la tragedia de Once) y la entonces Ministro de Asuntos Sociales, Alicia Kirchner. 

Como decíamos ayer

La cuñada de la ex presidenta Cristina Kirchner asumió con las cuentas en rojo en la provincia, en su primer discurso ante la legislatura y ante el gobernador saliente ella misma diagnosticó la provincia está quebrada”.

Veinte días después firmó un decreto con el que intentará “elaborar un diagnóstico serio de la realidad de nuestra provincia”, según sus propias palabras. “Nos encontramos con información difusa, no sistematizada, no consolidada. Fundamentalmente quiero que la población santacruceña se vaya informando de forma permanente de la actividad de Gobierno, por eso he decidido tener esta pequeña comunicación con ustedes”, afirmó la gobernadora por el canal provincial.

“Por eso, como siempre digo hay que organizar para reconstruir, además de entender que el Estado no es propiedad de la administración pública, de los empleados y ni de los funcionarios. En tal caso la administración pública, está al servicio de toda la comunidad”.

La gobernadora reconoció que los servicios públicos esenciales no están funcionando correctamente “los hospitales no funcionan, hay problemas en las escuelas y en los hogares, no se cumplen una serie de prestaciones como debe ser”.

Kirchner aseguró que se deberán “reconstruir muchas prácticas” para reparar desigualdades que según su visión fueron creadas por el agotamiento del modelo del empleo público.

“El déficit anual estimado del 2015, aunque no haya terminado aún, es de 4,6 mil millones de pesos y estamos así hablando de más del 25%. Los ingresos, se ven ampliamente superados por los egresos. Así las cosas no funcionan, y como cada familia sabe que tiene que vivir con los ingresos que adquiere a través de un sueldo y planificar su vida, en función de lo mismo”.