EL CALAFATE Clima
Embrujo

Alicia se fue distendiendo al ritmo de una reunión de tono amable y conciliador

Alicia Kirchner, flamante gobernadora de Santa Cruz, no solo fue a la reunión convocada por el presidente Mauricio Macri, también habló, se quejó del estado en el que recibió la provincia y pidió que el gobierno la asista. Un escenario impensado para el kirchnerismo santacruceño que gobierna la provincia desde 1991.

Macri agradeció la presencia de la gobernadora de Santa Cruz en la conferencia de prensa posterior comentó: “estoy contento de que haya venido , también planteó severos problemas financieros en su provincia, porque no creció el empleo privado, y sí el del sector público”.

Según relata una crónica de la reunión publicada por el diario La Nación Mauricio Macri daba por terminado el almuerzo y se apuraba para la gran foto de familia cuando, desde una esquina de la mesa rectangular, Alicia Kirchner pidió la palabra: “Yo quería hablar”. Por un segundo hubo miradas de alarma. Lo que siguió fue un rosario de quejas sobre la herencia recibida en Santa Cruz, cuna de su proyecto: adujo problemas para pagar sueldos y pidió por la continuidad de megaemprendimientos.

La presencia de Alicia Kirchner en la reunión fue puesta en dudas “por un error de ceremonial, ya que la mandataria había confirmado su presencia”, indicó una fuente del Ministerio del Interior.

Alicia Kirchner reiteró durante el encuentro en Olivos, la necesidad de “contar con el apoyo de la Nación, como otras provincias, para enfrentar las obligaciones tales como el pago de sueldos, ya que nuestra provincia se encuentra con problemas financieros”.

También pidió expresamente “continuar con las obras nacionales emplazadas en Santa Cruz, ya que todas ellas son de gran importancia porque tienen impacto y son sustentables para todo el territorio nacional y también contribuyen al desarrollo que necesitan los santacruceños”.
Los reclamos de la gobernadora fueron en la misma línea del contenido de su discurso, realizado el jueves pasado a poco de jurar como gobernadora. Allí dijo que la provincia estaba quebrada económicamente, planteó un panorama oscuro sobre la economía provincial, confirmó que para pagar los sueldos debería seguir recibiendo recursos de Nación y declaró que el modelo del empleo público “esta agotado”.

Todo lo dijo ante un auditorio atento y atónito que la seguía, incluyendo la ex presidenta Cristina Kirchner y el saliente gobernador, Daniel Peralta.
Ayer al finalizar el primer encuentro entre Macri y los 23 gobernadores y el jefe de la ciudad de Buenos Aires, Alicia Kirchner manifestó que la reunión “se desarrolló en buenos términos” y consideró “es muy bueno que el Presidente haya convocado a todos los gobernadores, ya que si a la Argentina le va bien, nos va a ir bien a todas y a todos los argentinos y por supuesto también a los santacruceños”.

Acompañaron a la gobernadora en el encuentro en la Quinta de Olivos el ministro de Economía, Juan Donnini, y la Fiscal de Estado, Angelina Abbona, según informaron fuentes provinciales a través de un comunicado.
Por su parte el presidente Mauricio Macri se refirió a la posibilidad de convocar “a sesiones extraordinarias si surge alguna urgencia” pero que “por ahora no está previsto” -por lo que las posibles reasignaciones de partida hasta el 1 de marzo se realizarían por decreto- y pidió que se entienda “que la transición no solo fue corta sino que casi no existió, por lo cual (el Gobierno) está enterándose día a día de cuál es la situación real”.