EL CALAFATE Clima

Captura de pantalla 2016-01-25 a la(s) 12.23.20
El Foro de Periodismo Argentino (FOPEA) acompaña a los familiares, amigos y colegas de José Luis Cabezas, al cumplirse, hoy 25 de enero, 19 años de su asesinato. A la vez que vuelve a reclamar que sus asesinos, hoy todos liberados en este causa, regresen a prisión para cumplir en forma efectiva lo que resta de su condena judicial.

El crimen de Cabezas -el peor atentado a la libertad de expresión desde el retorno de la democracia argentina- ocurrió el 25 de enero de 1997 en una cava rural de General Madariaga, provincia de Buenos Aires, mientras el reportero gráfico cubría la temporada de verano en Pinamar para la revista Noticias. En ésa madrugada el fotógrafo fue secuestrado, golpeado y asesinado por una banda integrada por varias personas, que luego de dispararle dos veces en la cabeza, quemaron su cuerpo dentro del vehículo rentado por la revista.

Por el hecho, en un fallo del 2 de febrero de 2000, la Justicia determinó que el empresario Alfredo Yabrán -quien se suicidó el 20 de mayo de 1998, cuando escapaba de las autoridades por el pedido de captura por este caso- fue el autor intelectual del crimen de Cabezas, y que su jefe de custodia, Gregorio Ríos -por orden del primero- había tenido el rol de instigador. También se demostró que el policía Gustavo Prellezo había sido el autor del secuestro y los disparos que acabaron con la vida del fotógrafo y que este uniformado había reclutado a una banda de delincuentes comunes para que lo ayuden en esta empresa asesina.

Eran “Los horneros” -denominados así por vivir en el barrio de Los Hornos, en La Plata- Horacio Braga, Sergio Gustavo González, José Luis Auge y Miguel Retana (quien falleció en la cárcel por una enfermedad). También colaboraron otros dos policías que trabajaban en la zona, Aníbal Luna y Sergio Cammaratta -hoy fallecido- quienes hicieron inteligencia sobre el equipo periodístico de la revista Noticias, pasaron esa información a los que participaron en forma directa del homicidio y les dieron asistencia operativa.

En un segundo juicio fue sentenciado también el comisario de Pinamar, Alberto Pedro Gómez, quien liberó la zona en esa noche para que el crimen se pueda cometer. Todos ellos fueron condenados a penas de prisión y reclusión perpetua. Esa sentencia fue reducida por un fallo vergonzoso de la Cámara de Casación Bonaerense, lo que llevó a que los asesinos empiecen a salir en libertad habiendo cumplido una mínima parte de la condena.

Posteriormente ése fallo que disminuía las penas fue anulado por la Suprema Corte Bonaerense, pero por una serie de artilugios jurídicos, los criminales lograron no volver a prisión. El único que hoy está tras las rejas es Sergio Gustavo González, pero por una causa ajena a ésta.

Frente a todo esto, desde FOPEA exigimos que los asesinos vuelvan a prisión a cumplir con lo que resta de las condenas, a la vez que manifestamos nuestra solidaridad y acompañamiento a la familia de José Luis Cabezas, como también a sus amigos y compañeros, e invitamos a todos los colegas a los actos que se van a realizar en Pinamar, Capital Federal, La Plata, Tucumán, La Rioja, Salta, Rosario, Lincoln, Córdoba, entre otros puntos del país donde se recordará a Cabezas, a 19 años de su homicidio, y donde se pedirá justicia.