EL CALAFATE Clima

Captura de pantalla 2016-02-26 a las 1.00.42 p.m.El Foro de Periodismo Argentino (FOPEA) presentó su Informe 2015 del Monitoreo de Libertad de Expresión con los casos de agresión a periodistas registrados en todo el país.
Este informe expone el registro, estadísticas y análisis de los casos de ataques a la libertad de expresión denunciados a FOPEA durante el año 2015.

En el marco de un encuentro realizado este jueves en el auditorio de Margen del Mundo; Fernando Ruíz, Director del Programa de Libertad de Expresión de FOPEA señaló como dato destacado que “la más frecuente agresión a un periodista en nuestro país, es la amenaza en una ciudad del interior provincial a un periodista de radio. Los agresores pueden ser los mismos propietarios de las radios, funcionarios municipales o anónimos”. El hecho de que el trabajo en radio, en las localidades pequeñas y medianas, constituye la práctica periodística con más agresiones se ha transformado en una constante durante los últimos informes del Monitoreo de FOPEA.

Del Informe 2015 surgen otros datos que reflejan los cambios en la forma de cooptación y agresión a periodistas como han sido los casos relacionados con el espionaje hacia los periodistas o la distribución discrecional de la publicidad oficial que quedó liderando el ranking de las mayores mordazas en nuestro país.

Uno de los datos llamativos del Informe del año 2015 es la disminución de denuncias recibidas al Monitoreo (de 178 en 2014 a 95 en 2015), especialmente en la segunda mitad del año; lo cual podría corresponder a la intensidad y extensión de la campaña electoral. En este sentido, Ruiz señaló que “desde FOPEA somos conscientes de que algunos factores estructurales que limitan la libertad periodística tienen muy poca presencia en nuestro Monitoreo, por tratarse de formas más sutiles e indirectas de control”. Es por esto que el monitoreo de FOPEA propone defender y mejorar la calidad de la conversación pública, tanto a nivel local, provincial como nacional, y estos datos nos muestran que en no pocos lugares del país hay un debate público viciado por la violencia y la intimidación. Esto afecta directamente la vitalidad y calidad del proceso democrático, al que los periodistas sirven con su trabajo.

Por su parte, Luis Majul, al momento de presentar a los periodistas del panel señaló: “En los últimos años, muchos colegas -yo les digo ex colegas- se encargaron de desnaturalizar la profesión; y por eso vamos a necesitar muchos años para poder reivindicar y explicar a la gente el amor que tenemos por el periodismo. Pero vamos a crecer y pasar por encima de la ‘grieta'”.

En relación a la metodología de trabajo del Monitoreo de FOPEA, Néstor Sclauzero, miembro de la Comisión Directiva de FOPEA y gerente de noticias de la Televisión Pública, resaltó: “Está hecho con parámetros internacionales. No es un dato menor. El protocolo es muy riguroso. Por eso, a veces, el Monitoreo no da un rápido pronunciamiento público. Se chequea todo, se intenta hablar con cada parte involucrada. Y cada monitor trabaja de forma voluntariamente, tienen una dedicación y un compromiso muy importante”.

Sobre los índices reflejados en el Informe 2015, Miguel Wiñazki, periodista de Clarín, destacó el dato relativo a los tipos de agresores que afectan el trabajo de los periodistas: “Lo que más me impresiona del Informe es que uno de los mayores agresores es el Estado mismo, a través de funcionarios públicos de distinto rango y las fuerzas de seguridad”.

En cuanto a la labor periodística y su relación con la comunicación con el Gobierno, Claudio Jacquelin, de La Nación, señaló que “los gobiernos siempre buscan controlar la comunicación. El gobierno actual también lo hace de forma más sofisticada, aunque se muestre más amable. Eso nos obliga, como periodistas, a ser más profesionales. A usar mejor las herramientas que tenemos. Es nuestra responsabilidad salir a buscar toda la información que consideramos que sea de interés público”.

Al igual que los informes de años anteriores, el registro ofrece la información sobre el estado de la libertad de expresión en la Argentina reflejado en datos estadísticos, descripción de casos, mapas, notas de análisis, testimonios, gráficos y también de los informes de años anteriores. Toda esta información se puede acceder a través del sitio web del Monitoreo de Libertad de Expresión de FOPEA, como así también se puede descargar el Informe 2015 en formato PDF.

Datos claves del Informe 2015
FOPEA registró 94 casos de ataques a la prensa durante 2015
Se mantiene como principal agredido el periodista de radio. Le siguen los periodistas de televisión, de diario y de medios digitales
Disminuyó en casi un 52% la cantidad de casos registrados entre 2014 y 2015
En los 94 casos hubo 75 Hombres, 26 Mujeres y 11 Empresas de medios o prensa en general afectados. 11 hechos que afectaron a otro tipo de actores.
30,85 % de los casos son agresiones físicas y/o psíquicas y 23,4 % son amenazas y amenazas de muerte.
Durante 2015 gran parte de las denuncias por censura estuvieron relacionadas a la cobertura periodística del proceso electoral.
En 2015 creció el porcentaje de casos vinculados a atentados contra la propiedad, la emisión o la difusión.
Los propietarios de medios fueron el principal agresor luego del anónimo.
Se advierte la presencia de casos con denuncias de persecución a periodistas por parte de personal de los servicios de inteligencia.
Datos históricos
Los distritos donde hubo más casos estos últimos 8 años fueron: CABA (203), Buenos Aires (153), Salta (79) y Santa Fe (78).
En los últimos 8 años, marzo es el mes en que más ataques se produjeron.
Los ataques por parte del Estado provienen principalmente de autoridades municipales y de personal de fuerzas policiales.