EL CALAFATE Clima

El nuevo interventor de Yacimientos Carboníferos Rio Turbio (YCRT), Omar Zeidán investigará a fondo la situación de la empresa con sede en esa ciudad en la que el kirchnerismo invirtió millones de pesos para lograr que provea carbón y alimente la megausina termoeléctrica construida en la zona.

Así lo hizo saber esta mañana Zeidán cuando se presentó en las oficinas que la empresa YCRT tiene en la sede de Fabricaciones Militares junto a un equipo del ministerio de Energía y auditores de la SIGEN. Allí se informó que se elaborará un informe que deberá ser presentado en 120 días al presidente Mauricio Macri. En las oficinas lo recibió coordinador general de YCRT, Miguel Ángel Larregina, quien viene de la gestión anterior, cuyo interventor era el actual intendente de Río Turbio, Atanasio Perez Osuna.

Si bien no estuvo en la reunión inicial, fuentes cercanas a la Intervención informaron a LA NACION que parte del equipo de Zeidán será Manuel Garrido, quien dirigió la Fiscalía de Investigaciones Administrativas (2003-2008) y fue diputado nacional por el radicalismo.

Zeidán, que fue designado por decreto presidencial días pasados anunció la suspensión de contratos inadmisibles y convenios tercerizados, entre otros con la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), denunció gastos innecesarios y pagos abultados de alquileres, teléfonos y publicidad desde la empresa que tiene como finalidad sacar carbón y hoy está paralizada.

Según las autoridades se trataría de “gastos políticos financiados con fondos públicos”. Entre las primeras medidas adoptadas por la nueva gerencia se cancelaron los convenios con UTN denunciados por falta de transparencia. También se dieron de baja acuerdos con Universidad de la Matanza que no aportaban a YCRT.

Desde la Intervención aseguran que estos convenios “buscaban evitar controles administrativos y licitaciones. Servían a los funcionarios kirchneristas para digitar los gastos y destinar millones a contratos y servicios que no eran para YCRT sino para gastos políticos. Con estos convenios disimulaban gastos innecesarios enmascarándolos como grandes medidas, amparados en la legitimidad que le otorgaban las Universidades nacionales”.

También se informó la suspensión de los contratos de 29 personas, “todas relacionadas con el poder político provincial, que no cumplían ninguna función en la empresa y que le costaban más de 3 millones de pesos a YCRT”.

El último esfuerzo de la ex presidenta, Cristina Kirchner por lograr cumplir con la estatización de la empresa fue en la fallida sesión del senado del 9 de diciembre pasado, cuando el kirchnerismo no consiguió el quórum necesario para cambiar de rango a la empresa.

YCRT debería proveer de carbón a la megausina termoeléctrica construida por la empresa Isolux Corsan, cuyo primer tramo de 120 mega fue inaugurado por la ex presidenta en septiembre pasado. Sin embargo, desde noviembre tanto el primer tramo inaugurado como el que está en construcción, se encuentra totalmente paralizada, por falta de carbón y por conflictos en la usina.

Cerca de 1200 trabajadores de empresas subcontratistas de la firma Isolux Corsán, constructora de la usina, mantienen hace tres semanas, en el ingreso a la usina, un corte intermitente sobre la ruta nacional 40, que deja incomunicadas las ciudades de Río Turbio, 28 de Noviembre y el paraje Julia Dufour, todos puntos que integran la cuenca carbonífera de la provincia.

Fuente: www.lanacion.com.ar