EL CALAFATE Clima

_DSC4086La Nación: Mariela Arias

Una Santa Cruz arrasada, endeudada en más de 10.000 millones de pesos; una administración pública desbordada, en la que ingresaron más de 20.000 agentes en la última década, y un Estado ausente en la educación y la salud pública: ése fue el panorama oscuro que presentó la gobernadoraAlicia Kirchner anteayer sobre la provincia que su propio partido gobierna desde hace 24 años. Por si había dudas, aclaró que si no toma medidas, la situación será terminal.

La gobernadora describió el panorama desolador al inaugurar el período de sesiones ordinarias de la Legislatura. En primera fila, escuchaban atentamente a la gobernadora su sobrino el diputado nacional Máximo Kirchner, y junto a él su cuñada, la senadora Virginia García, y la senadora María Esther Lavado. Los tres faltaron a la sesión inaugural del Congreso para escuchar a Alicia. Los tres aplaudieron a la gobernadora, y Máximo, después del acto, fustigó a Mauricio Macri por su discurso.

En su mensaje, la gobernadora prometía diálogo, pero tuvo momentos de mucha acritud hacia los gremios, a los que trató de “violentos” y “profetas del odio”. También criticó a Macri y abundó en recordatorios para los gobiernos provinciales y nacionales de su hermano cuando describió cómo Santa Cruz pasó de un Estado de bienestar durante el kirchnerismo hasta llegar a un presente “degradado”.

Lo más difícil para la gobernadora no fue el diagnóstico desahuciado que hizo de la provincia, sino tener que hacerlo con más de 3000 personas que en la puerta de la Legislatura la silbaban y protestaban ante cada intervención. El discurso se reproducía por altoparlantes que habían instalado los organizadores de la marcha convocada por los gremios estatales movilizados ante el incierto futuro económico.

Desde 2011 que en Río Gallegos no se repetía una marcha de estas características convocada por los gremios estatales. La gobernadora fue clara: supeditó futuros aumentos salariales a una mejora de las finanzas y culpó al gobierno nacional por la inflación.

Horas antes del discurso, el vicegobernador, Pablo González, anunció que la militancia kirchnerista acompañaría a la gobernadora. Sin embargo, la pálida convocatoria de militantes encabezados por La Cámpora no superó los dos centenares. Esa columna se retiró ante la multitudinaria marcha que llegó cerca de las 14 y recibió con botellazos de agua y silbidos a los ministros del gabinete provincial. Alicia ingresó y se retiró con fuerte custodia policial.

La cuñada de la ex presidenta Cristina Kirchner puso el eje de su discurso en recordar los beneficios que la década kirchnerista había dejado en el país y lamentó que no se haya capitalizado en Santa Cruz, “Da bronca, debo reconocer, mucha bronca, y sepan disculparme este término, que no se hayan aprovechado las oportunidades”, dijo.

Sin mencionarlo por su nombre, culpó al peronista Daniel Peralta, quien gobernó entre 2008 y 2015 y fue su socio electoral. “Es parte del mismo árbol al que pertenecemos, pero todos saben que las ramas de un árbol son diferentes”, afirmó.

Denunció haber encontrado contrataciones sin rastro administrativo, irregularidades en la designación de personal y pagos sin designación legal. Detalló que en la última década se incorporaron 20.790 empleados públicos y que los cargos políticos crecieron un 500%.

La gobernadora declaró que la provincia contrajo deuda por 10.758 millones de pesos sin la autorización de la Legislatura y que se había perdido la autonomía financiera. Ayer, en la primera paritaria con el gremio docente, los enviados del gobierno anunciaron que una propuesta salarial para el sector dependía de fondos que la gobernadora estaba gestionando con el gobierno nacional.

En su discurso del martes, Alicia responsabilizó a Macri por “la megadevaluación, ausencia de control estatal en precios, eliminación de las retenciones de trigo y maíz que internacionalizan el precio de los alimentos de los argentinos”. Dirigiéndose a los gremios, afirmó: “No nos pidan que actuemos de paragolpes protector de las malas decisiones del gobierno del ingeniero Mauricio Macri”.

Como única propuesta económica, anunció el envío de cinco leyes a la Legislatura para aumentar la recaudación, a partir de una actualización tributaria y de la creación de un impuesto a las naftas para generar un fondo para infraestructura. Al final del discurso, negó la transferencia de la Caja de Previsión Social, que inquieta a los gremios y a la administración pública.