EL CALAFATE Clima

11045354_650118848449059_5627840789632625189_nUna vez más el pueblo en la calle frenó la armonización de nuestra Caja Previsión Social. La unidad de los trabajadores demostró una masiva e impresionante movilización que promete no ser la última.

El discurso provocativo y demagógico de la Gobernadora conlleva una alarmante irresponsabilidad política. No solo manifiesta explícitamente un ajuste económico congelando salarios y aplicando nuevas leyes impositivas, sino que además careció de autocrítica, ignorando impunemente que fueron ellos los responsables de llevar al colapso económico, social e institucional a nuestra provincia.

Paralelamente, adjudicó a los gremios, por un lado, cierta “responsabilidad” en la crisis provincial –al acusarnos de profetas de desánimo-, y por otro, expulsó la crispación inocultable hacia a ADOSAC al manifestar que existen desestabilizadores que especulan con las paritarias y paran su accionar solo en vacaciones. Sin embargo, debe saber que fue su Gobierno quién unilateralmente no sólo cerró dicho espacio sino que además incumplió impunemente con los acuerdos paritarios del 2015.

Lo significativo e histórico de esta Jornada es que nuevamente los trabajadores en unidad de conciencia, sin temor y en la calle logramos no sólo desplazar a la militancia rentada que buscaba constituirse en la guardia pretoriana de la gobernadora y de sus funcionarios levanta manos y aplaudidores profesionales, sino que además le dejó absolutamente claro a este Gobierno quien “dialoga” desde la prepotencia que no van a poder avanzar sobre nuestros derechos previsionales.

Y el gobierno lo sabe, son ellos los responsables de generar una enorme y peligrosa tensión social más allá de que con tono envalentonado manifestó que la Caja se queda en Santa Cruz. Esto compañeros es un logro de toda la sociedad comprometida, no de un gobierno que despide trabajadores, congela los salarios e intenta trasladar el pago de la crisis a todos los habitantes de nuestra provincia.

La lucha continua…
ADOSAC