EL CALAFATE Clima

No somos ñoquisPor Natalia Garzón

Miles de trabajadores pertenecientes a los distintos sindicatos se manifeston por las calles de la ciudad de Río Gallegos para luego dirigirse a la Cámara de Diputados donde la señora Gobernadora Alicia Kirchner, dio el discurso inaugural del año legislativo.

La gran movilización se concentró en la calle principal para allí marchar al palacio legislativo de la provincia, donde se encontraban militantes de la agrupación política La Cámpora y Kolina entre otras ramas, en apoyo a la gobernadora, aunque cuando llegó la masa de los trabajadores los cuales le pedían diálogo a la mandataria, las agrupaciones políticas lejos de mostrar coherencia con su discurso nacional empezaron con sus cánticos partidarios y la soberbia de creer que ellos eran los dueños de las calles, calles que nunca disputaron.

Nestor no se murió vs unidad de los trabajadores.

Las agrupaciones políticas kirchneristas, cuando vieron que los sindicatos iban a marchar hacia la legislatura, se empezaron a convocar por las redes sociales para ir a bancar a Alicia Kirchner , al parecer no todos tenían Internet porque fue muy escasa la participación.

Cuando llegan los sindicatos, pese a que la policía le pidió a los militantes de La Cámpora que retrocedieran para que se puedan acomodar con calma ambas “fracciones” frente a la Cámara de diputados, éstos se movieron solo unos metros.

Los sindicatos avanzan y empiezan los cánticos. De un lado se alcanzaba a escuchar “Néstor no se murió”,  y del otro “unidad de los trabajadores”, a los dos sectores los separa una bandera.

Dos perspectivas distintas de ese momento: para La Cámpora los trabajadores sindicalizados eran el enemigo a vencer que quería arrebatarles de la memoria a Néstor;  y el movimiento obrero que entonaba un cántico haciendo parte a todos, incluso a ellos, también trabajadores.

Por supuesto que la agrupación política al estar a la defensiva y atacando la sensibilidad obrera, los cánticos empezaron a elevarse y empezó la disputa por ganar la calle. Y una vez más la ganaron los trabajadores.

Y no es casual que así sea, esa muestra de poder y esa victoria de los sindicatos se debe a que éstos nunca abandonaron las calles, se unieron en pos del beneficio de los trabajadores, la unidad que lograron construir los dirigentes fue, es y será de una conciencia colectiva admirable, dejando todo individualismo de lado.

Seguramente muchos trabajadores afiliados a esos sindicatos ( ATE . A.DO.SA.C , Judiciales, APROSA, SOEM ) que fueron protagonistas son adherentes al frente para la victoria o al PJ entre otros,  pero han demostrado que cuando alguien les quiere arrebatar sus conquistas, sus sueños de vivir dignamente, somos todos uno.

Entendieron que solo la organización y la unidad nos llevara a la victoria, la victoria que solo será del pueblo.

Es una lástima que La Cámpora de Santa Cruz no haya entendido a qué iban los sindicatos,  ellos se perdieron ser parte de algo que seguramente quedara en la memoria colectiva del pueblo.

En la capital federal de nuestro país las agrupaciones kirchneristas están en contra del discurso de “son todos ñoquis” y de los despidos, como lo están los sindicatos también. Sin embargo en Santa Cruz las mismas agrupaciones les gritaban a los trabajadores,  “ñoquis…vayan a trabajar”, y no hubo ninguna solidaridad con los trabajadores y trabajadoras despedidos en la provincia.

Al parecer , como en las ayudas financieras de Macri, el discurso de la patria es el otro es para todos menos para Santa Cruz.

Eso si, los sindicatos siguen con su coherencia.