EL CALAFATE Clima

echegarRIO GALLEGOS.- Ricardo Echegaray es abogado especializado en derecho tributario, nació en Punta Alta hace  50 años, y recaló en Santa Cruz a comienzo de los noventa desde donde inició una exitosa carrera como funcionario que lo llevó a encabezar los máximos organismos de recaudación y control tributarios del país.

De la mano del entonces ministro Domingo Cavallo, a cuyas ideas y políticas adhería fervorosamente como correspondía a un militante de juventud de la UCD, de Álvaro Alzogaray, ingresó a la Aduana de Río Gallegos con una misión:  investigar a Fulvio Madaro, quien por esa época también estaba en la Aduana local. Madaro, quien luego fuera titular del ENARGAS y uno de los primeros funcionarios echados por sospechas de corrupción ante el estallido del caso Skanka en 2006.

Echegaray no solo cumplió con la tarea encomendada de investigar a Madaro a quien reportó a sus jefes por no haber controlado sendos contrabandos detectados en el paso aduanero de Dorotea, próximo a Río Turbio, sino que rápidamente accedió a la jefatura de la Aduana de Río Gallegos en reemplazo de su investigado.

Su vínculo más cercano con el kirchnerismo se empieza a establecer cuando en el año 1999 constituye la Sociedad Echegaray SRL que tenía por objeto social la prestación y explotación del servicio de radiodifusión, y se asocia con Rudy Ulloa en la explotación de la señal 104.9 FM del Cármen, que había sido fundada el 1 de agosto de 1997 como una emisora comunitaria dependiente del Ministerio de Asuntos Sociales, a cargo de Alicia Kirchner.

Fue la piedra fundacional del imperio de medios que a fuerza de traccionar cientos de millones en publicidad oficial catapultó a Rudy Ulloa a la categoría de nuevo rico de orígen pobrísimo, líder del Centro Comunitario, que respondía a la Unidad Básica “Los Muchachos Peronistas”, liderada por Carlos Zannini..

Tiempo después Ulloa le cedería su parte a Miguel López y el 3 de noviembre de 2000, Ricardo Echegaray le cedería sus cuotas a Héctor Lujan León, sobrino de Rudy.

Ayudemos a Mamá

También en el Centro Comunitario del Carmen Ricardo Echegaray fue  junto a Rudy Ulloa y Carlos Zannini cofundador de la Asociación Cooperadora que bautizaron, Ayudemos a Mamá. La Ong tenía como objeto recaudar fondos para ayuda social, pero de a poco ese fín  se fue desvirtuando en numerosos eventos y el dinero fue a parar a equipar la radio, entre otros destinos. La cooperadora también administraba planes Trabajar del Ministerio de Trabajo de la Nación.

El capital inicial de la empresa humanitaria que nació en marzo de 1999, lo dispuso la constructora Gotti Hnos que depositó la suma de 12 mil pesos bajo la figura de fugaz préstamo a la institución, dado que solo 48 horas estuvo depositado en el banco.

Una vez fundada “Ayudemos a Mama” se le dio una amplia difusión publica en todos los medios de la ciudad mientras esperaban la posibilidad de acceder a un crédito del BID. Con el triunfo de la Alianza se complicó el financiamiento de la Fundación, y los socios decidieron poner fin a tan noble emprendimiento.

Un hombre de suerte

De todos modos el futuro ascendente de Echegaray no se vio alterado, en 2003 cuando Kirchner asume la presidencia del país el bahiense es designado al frente de la Dirección General de Aduanas y previo paso por la ONCCA, recala al frente de la AFIP cargo que ejerce desde 2008 hasta diciembre de 2015 cuando es nombrado Auditor General de la Nación.

Hombre de suerte durante veinte años, al menos hasta que en los próximos días sea indagado por el Juez Sebastián Casanello en la causa por lavado que investiga entre otros a Lázaro Báez, y se defina su suerte en otra causa por defraudación al estado por la deuda millonaria que acumuló con la AFIP del empresario Cristóbal López.

“Báez va a ir preso”, aseguró recientemente y se ufanó de ser denunciante del dueño de Austral Construcciones que hoy cumple prisión en el penal de Ezeiza. Echegaray debe estar preguntándose si aquella certeza para con Báez no se transformará en una maldición para él mismo.