EL CALAFATE Clima

StolbizerLANACIÓN/Mariela Arias

RÍO GALLEGOS.- El Banco Nación fue la sede de innumerables operatorias del empresario Lázaro Báez, entre otras la constitución de un fideicomiso por 350 millones de pesos que nunca pagó por la cual es investigado desde el 2015. Hoy la diputada Margarita Stolbizer, GEN ampliará la denuncia en la investigación iniciada ya que considera que ninguna empresa podría haber recibido ese dinero, no devolverlo y ver actualizado plazos de pago, sin un blindaje político que lo respalde.

La denuncia se da después que trascendiera que el ahora testigo protegido, Leonardo Fariña, en su declaración ante el juez Sebastián Casanello habría dado detalles de la operatoria entre el Banco Nación y Lázaro Báez, y entran en el juego los miles de millones de pesos de obra pública con los que fue beneficiado por el estado nacional. Las certificaciones de esas obras, eran la garantía para que él cobrara adelantos del fideicomiso.

En la ampliación que se presentará hoy en el juzgado de Daniel Rafecas, Stolbizer ya había denunciando anteriormente la operatoria y ahora pedirá ser considerada bajo la figura de amicus curae, es decir amigos del tribunal, y así ser parte activa de la causa. La misma denuncia apunta a investigar y establecer responsabilidades políticas en la línea de mando del Banco Nación, del ministerio de Economía y hasta de la expresidenta Cristina Kirchner para determinar el blindaje político con el cual fue beneficiado Báez.

“El quebranto del Banco Nación es millonario a raíz del fideicomiso que armó Fariña y que benefició a las empresas de Báez. Austral construcciones SA colocó en el fideicomiso todos los certificados de obra desde el 2011 hasta el 2015. Pero muchas obras no fueron concluidas y aún quedan pagos pendientes por parte de Vialidad Nacional y Provincial”, detalló la abogada patrocinante de Stolbizer, Silvina Martinez y amplió “esta operatoria transfirió el riesgo de pago de los certificados de obra al Banco Nación por obras que nunca se concluyeron. Hoy la deuda se transfirió a todos los argentinos”.

Solo entre los años 2010 y 2015, Baéz y sus empresas recibieron 16 mil millones de pesos en obra pública sólo en Santa Cruz según lo auditó el último informe de Vialidad Nacional, en la sede de la entidad intervenida de Río Gallegos. Las certificaciones de obra – documentos públicos que constatan que un tramo de la obra esta avanzada y listas para cobrar por el portador- fueron colocadas en el fideicomiso. Y Báez, de acuerdo al mismo informe cobraba en un plazo máximo de 34 días y un plazo mínimo de 8 días. Condiciones mucho más favorables que el resto de sus competidores.

¿Cuál era el objeto del fideicomiso si Báez era a su vez el principal beneficiario de la obra pública?: Mejorar el perfil de los pasivos de al empresa y hacerse de dinero líquido que le permitiera encarar las obras, sin poner dinero propio, sino el que recibía del mismo estado como adelanto de pago de los certificados de obra que eran extendidos por el propio gobierno.

Según explica Stolbizer en la denuncia, esta operatoria le permitía a Báez obtener dinero inmediato y a su vez seguía cobrando la certificación de otras obras, sin depender de que le pagaran, ya que como garantía del fideicomiso cedía certificados de obras. Las empresas que participaron de esta operatoria son Austral Construcciones SA, Kank y Costilla SA y Sucesión Adelmo Biancalari. Las personas que firman como apoderados de las empresas en el fideicomiso según consta en los documentos son Martin Antonio Báez y Claudio Bustos.