EL CALAFATE Clima


EL CALAFATE.– Marlene Erni, es maestra jardinera, nació y vive en esta ciudad, tiene dos hijos. El más pequeño, Lisandro que hoy tiene dos años y siete meses nació con una rara enfermedad: neurofibromatosis. Lo supo desde los primeros días de vida, lo que entonces no sabría era que también iba a tener que lidiar con su obra social para lograr la cobertura de los tratamientos que la enfermedad requiere.

La neurofibromatosis es una enfermedad de origen genético que provocan en los afectados un crecimiento descontrolado de tumores en casi todo el organismo de una forma irregular. Son enfermedades multisistémicas que pueden afectar principalmente a la piel, al sistema nervioso y a los huesos.

Cuando el bebé de Marlene nació le llamó la atención las manchas color café con leche que cubrían buena parte del cuerpo. En las primeras horas los pediatras que lo atendieron en el Hospital Formenti, no le dijeron nada sobre la manchas. Pero siete días después, en el primer control, una reconocida pediatra de la ciudad la puso sobre alerta de lo que luego se convertiría en un peregrinar de médicos y especialistas.
Los médicos locales le recomendaron que el bebé sea controlado por neurólogos y especialistas. Ella comenzó a solicitar derivaciones a la obra social que tiene tanto ella como su marido, la Caja de Servicios Sociales. Sin embargo, según relató a Winfo Santa Cruz, la obra social le ha cubierto pocos estudios y no le han autorizado ninguna derivación. Pese a ello, y bajo costo propio, Marlene inició los controles recomendados para seguir el desarrollo de la enfermedad. Hoy reclama que la CSS le cubra los traslados y derivaciones.

La respuesta de la Caja de Servicios Sociales