EL CALAFATE Clima

Captura de pantalla 2016-11-30 10.27.21LA NACION//RIO GALLEGOS.- Tras 21 años de haber sido apartado del cargo de procurador general de Justicia, Eduardo Sosa vuelve a la Corte Suprema a reclamar ser repuesto en el cargo, tal como lo dispuso ese cuerpo en 2010, pero el gobierno de Santa Cruz nunca cumplió. Pese a estar el cargo vacante, Alicia Kirchner insiste en no reponer a Sosa.

Ayer, la Asociación de Abogados de Río Gallegos, con el aval de Sosa, patrocinado por su histórico abogado Daniel Sabsay, hizo una nueva presentación ante la Corte para que se cumpla la orden de reposición. Denunció allí que el gobierno local ya envió el pliego para designar en el cargo a Ricardo Napolitani y solicitan que la gobernadora sea advertida de que sigue firme la sentencia a favor de Sosa.
En el escrito también se solicita que se designe “ujier” u otro funcionario de la Corte para que se constituya ante el máximo tribunal provincial y proceda a reinstalar en su cargo a Sosa “y restablezca de tal modo el orden constitucional”.

“Es sorprendente y descarado que aun habiéndose provocado una vacante en el cargo el gobierno desconozca el mandato de la Corte”, dijo Sabsay. Sobre la figura del ujier, consideró que no es una figura habitual, pero “tampoco es habitual que ocurra una situación tan irregular de incumplimiento”.
Sosa fue apartado de su cargo en 1995 a través de una reforma impulsada por el kirchnerismo, que desdobló el cargo de procurador y lo dejó afuera sin respetar el principio de inamovilidad de los jueces. Sosa investigaba movimientos financieros de Néstor Kirchner al frente de la gobernación. La decisión fue tomada por sectores judiciales como una medida amedrentadora. Tras ello, ninguna investigación por corrupción en Santa Cruz trascendió la primera instancia.

Ante el incumplimiento de 2010 se abrió una causa. El entonces gobernador Daniel Peralta señaló que la imposibilidad de reponer a Sosa se debía a que el cargo estaba ocupado por Claudio Espinosa, quien ahora se jubiló.