EL CALAFATE Clima
Lopez De Vido ÉXTASIS

El Ministerio de Energía quiere anular las obras por presuntos sobreprecios y pidió a la OA que evalúe una denuncia

“Todos los proyectos que teníamos pensado desarrollar, fueron suspendidos. Pero no quedan suspendidas nuestras ganas ni nuestras fuerzas de seguir transformando Santa Cruz”, dijo en Los Antiguos la gobernadora Alicia Kirchner.

Quizás la mandataria aludía a la decisión del  Ministerio de Energía de impulsar la anulación de la tercera y última etapa del Fideicomiso Sistema de Expansión de Gasoductos de la Provincia de Santa Cruz, que conecta a la red a la localidad de Los Antiguos.

El proyecto a cargo de la empresa BTU es anterior a la presidencia de Néstor Kirchner quien en 2005 la paralizó, hasta que meses antes de dejar el cargo el entonces ministro de Planificación, Julio De Vido, reactivó el convenio que disponía el envío de $1.000 millones a Santa Cruz para la prosecución de la obra.

Tras la revisión del proyecto y la aparición de serias irregularidades y la existencia de sobreprecios de más del 100 por ciento, la cartera que lidera Juan José Aranguren avanzó hacia su anulación durante los últimos días de 2016. Cuando le consultó al gobierno de Alicia Kirchner si le interesaba continuar con ese proyecto y, en caso de ser afirmativo, si lo financiaría por su cuenta. La respuesta de la gobernadora, si es que la hubo, aún no se conoce públicamente.

Así lo revela hoy en La Nación el periodista Hugo Alconada Mon, a partir de documentos oficiales y privados y de testimonios que recopiló LA NACION durante semanas.

Algunas de las irregularidades detectadas.

Por ejemplo, el de los costos salariales. Se fijó que cada chofer cobraría unos US$ 25.200 por mes, más viáticos y alojamientos. ¿Un ayudante de la Uocra? Algo menos: US$ 18.700 más viáticos y alojamientos. ¿Y un director de obra? US$ 43.100 por mes, más viáticos (US$ 1700) y alojamiento (US$ 2000 al mes). ¿Total? Casi US$ 47,000 al mes. Es decir, unos $ 725.000 cada 30 días al cambio vigente, lo que equivale a algo más de cuatro veces el salario bruto del presidente de la Nación.

Hay más datos llamativos. El Enargas dispuso valores para el “sistema de comunicaciones” que quintuplican la alternativa técnica más cara del mercado: US$ 32 millones, incluido IVA. ¿Y el rubro “campamentos”? Se aprobaron otros US$ 29,8 millones.

Los posibles sobrecostos abarcan más rubros. Así, el Enargas aprobó destinar casi US$ 15.000 por mes a cada “carpa” para soldar las tuberías. Un total de US$ 1,2 millones para desplegar ocho carpas de lona durante ocho meses.

La orden de Planificación de destrabar la obra a fines del año pasado y girar los fondos a Santa Cruz se canalizó a través de Nación Fideicomisos, es decir, la misma empresa del Grupo Banco Nación que albergó el fideicomiso bilateral con Venezuela que controló De Vido durante la última década.

Leer nota completa en La Nación