EL CALAFATE Clima

Captura de pantalla 2017-04-23 a la(s) 10.14.36Por Héctor Barabino.-. El video de Cristina Fernández mostrando las consecuencias de los destrozos en la residencia oficial causados por las piedras “supuestamente arrojadas por los manifestantes”, despierta un inmediato sentimiento de solidaridad para con las víctimas, pero no tapa el huracán de sensaciones que uno siente ante la violencia que ejercen los Kirchner hace 27 años en la provincia.

Pregunta: ¿dónde estaba esa noche la custodia de 20 o 30 o no sé cuantos efectivos que paga el estado para cuidar a la ex presidenta día y noche?

¿Quién le hace inteligencia que no le avisa que en su ciudad no está el horno para bollos porque la gente cobra tarde y mal, los chicos no tienen clases, no funciona la obra social, ni la justicia, ni nada? ¿Nadie le avisó señora?

Que el día anterior al episodio en la residencia oficial hubo una manifestación de más de 7 mil personas con antorchas, pidiendo por educación, salud, justicia, sueldos, jubilaciones, y sobre todo, pidiendo que alguien de respuestas?
¿Respuestas que tienen que dar, entre otros, usted? Rectifico, sobre todo, usted.

¿Y si le avisaron que su presencia podría provocar una reacción en la gente que reclama dirigiéndole sus reclamos a usted, por qué fué? Obvio que está en todo su derecho de hacerlo como una vecina más, pero usted no es una vecina más, o por lo menos parece que no quiere serlo.

Sino, como una buena vecina, tomaría usted la iniciativa y les hablaría a los manifestantes y les explicaría lo que está pasando. O lo que usted sabe, o piensa, o cree, que nos está pasando.

Mire, no está bien que le hayan roto los vidrios. No voy a decirle simplemente y protocolarmente que me solidarizo con usted, como hizo Macri, porque yo sí me solidarizo con usted. Con usted, con Alicia, obvio con su nieta Helena, y de verdad, sin protocolos ni cumplidos. Como me solidarizo con todas las víctimas de las agresiones.

Pero, ¿sabe qué? Usted no se solidariza con Santa Cruz, es más, es hostil con los santacruceños. El video que grabó donde califica de “violentos” y con una “actitud corporal” agresiva a los manifestantes, no aporta a la convivencia, a la concordia, a la paz que pedimos todos hoy. Todos los que queremos vivir en paz.

En lugar de grabar un video poniéndose en el centro de la escena, podría haber aprovechado para hablarles a los manifestantes, a los 6 mil del jueves, a los 7 mil del sábado, y a los tantos miles que no fueron a las marchas pero están igual de jodidos.
O si no lo sentía, y no quería grabarles un mensaje a los santacruceños, si sentía que no tenía nada para decirles, ni pedirles disculpas, ni nada, hubiese hecho la denuncia, y chau. Porque según sus dichos, usted sabe quienes son los agresores. Los vio, los describió con pelos y señales. Los que dijo, “tenían una actitud corporal violenta”.

A propósito, ¿Cómo hizo para ver a cada uno de los manifestantes “violentos” ¿los filmó? ¿Tiene cámaras de video que registran los movimientos afuera de la residencia? Es lógico. Con más razón entonces, sabía que el horno no estaba para bollos.

El encomillado del primer párrafo sobre “las piedras supuestamente arrojadas por los manifestantes”, es a propósito,  ¿sabe por qué? Porque así como usted tiene todo el derecho de aseverar que las piedras las arrojaron los manifestantes, y a pensar que son “violentos”, que “planearon un ataque”, yo tengo el mismo derecho a pensar, que usted envió “infiltrados” a la marcha. Si.

Como se sospecha que hubo en la marcha del sábado en El Calafate, un policía, y un encapuchado, en “actitud de infiltrados”.
Como pienso -y acá no es sospecha sino certeza- que lo del Chino Zannini caminando por entre las carpas de gente que no cobra sueldos y no tiene obra social, es una provocación. Una invitación al escrache. Aunque Zannini lo haya hecho sin pensarlo.

Mire si el Chino no va a saber que un funcionario que con sus decisiones afecta a miles de personas hoy no puede caminar sin inquietarse, por las veredas de la calle Kirchner y Chacabuco donde hoy se hacen más visibles los reclamos de la sociedad.

Bueno, hasta acá llego, no voy a seguir escribiéndole de cuántas cosas más sospecho del gobierno, porque con lo que escribí ya es suficiente para que me acusen de, “instigar la violencia”, “acusar sin fundamentos”, “desestabilizar”, y todas esas ocurrencias de ustedes cuando no saben qué responderle a la gente.

No importa, si igual para usted Cristina, todos somos jodidos, cuando no somos violentos, somos instigadores. Aunque en los últimos años, los estatales hayan realizado decenas de marchas, con miles de personas en las calles, y nunca, jamás, haya existido un solo hecho de violencia provocado por los reclamantes.

AL contrario, la violencia siempre la ejercieron ustedes. La golpiza a los caceroleros, el auto incendiado de la ADOSAC, el secuestro de los hijos de los delegados de ATE, la represión a los municipales en tiempos de Aburto, el atropello de Varizat, la golpiza a los estatales en Río Turbio, etc, etc. que dejaron decenas de víctimas crónicas. Hechos sobre los cuales jamás la escuché expresarse.

Como verá, tenemos enfoques muy distintos sobre qué es violencia. Para mi, el primer acto de violencia es la corrupción.

Así que nunca nos vamos a poner de acuerdo.