EL CALAFATE Clima

Captura de pantalla 2017-05-31 a la(s) 11.08.01RÍO GALLEGOS.- El dr Alejandro Baldini, abogado del ex presidente de la Caja de Previsión, Ariel Ivovich, quien el 16 de mayo golpeó a cinco jubiladas, consideró que su defendido “fue un preso político” porque el día que protagonizó el incidente fue arrestado y trasladado a la comisaría de Chimen Aike donde permaneció 24 horas detenido: “he  visto pocas veces que se detenga con una prisión preventiva a una persona por este tipo de denuncias”, sostuvo el letrado.

En una entrevista publicada hoy en Tiempo Sur el dr Alejandro Baldini acusa al juez  Antonio Andrade por autorizar que Ivovich sea notificado “donde se encuentre” del fallo que como presidente de la Caja de Previsión le ordenaba pagar los haberes a los jubilados.

El 16 de mayo cuando dos abogadas y un grupo de jubiladas concurrieron a la empresa “Ivovich hnos” para entregarle la cédula de notificación, el funcionario y su hermano agredieron físicamente a las mujeres quienes luego de ser atendidas por los médicos que constataron las lesiones radicaron la denuncia policial, lo que motivó que los hermanos Ivovich fueran detenidos.

Baldini alega que su defendido “es víctima de una situación que escapa a su persona”, y consideró que Ivovich es “un chivo expiatorio”, y una “víctima” del clima social que se vive en la provincia. Negó todos los cargos que se le imputan a su defendido.

Consideró ” inexplicable que se ordene una citación a un funcionario en el lugar donde se encuentre”,  en lugar de hacerlo en su despacho de funcionario, y dedujo que para localizarlo “hubo una inteligencia previa”.

Baldini se mostró sorprendido porque una vez que las abogadas se hicieron presentes en las oficinas de la firma “Ivovich hermanos” donde se encontraba el presidente de la Caja de Previsión,  ” inexplicablemente en menos de 5 minutos se juntan 70 o 80 personas comunicados entre ellos, a sabiendas que se iba a efectuar este cuasi operativo”, indicó.

El defensor de Ivovich puso en dudas las lesiones denunciadas por las jubiladas, “se constataron lesiones leves, casi incomprobables porque realmente no se ha apreciado en el muestreo fotográfico que se ha acompañado; no surgen hematomas. No obstante hemos pedido nuevas pericias sobre lo que hay en el expediente”, sostuvo Baldini.

Sobre la sustracción del celular de la dra Claudia Guerra y el posterior retiro y pérdida del chip del aparto, Baldini adelantó que “La Fiscalía ha requerido medios de prueba tecnológicos sobre el aparato. Entendemos que hay una nulidad en cuanto a no haberse secuestrado el aparato que iba a ser periciado; oportunamente interpondremos la nulidad”, manifestó.

Ante la consulta de si creía que Ivovich había sido condenado de antemano, Alejandro Baldini no dudó: “Salvando las diferencias, se necesitaba un chivo expiatorio para que esto sucumba aún más”, sentenció.

Y en cuanto a la detención del funcionario y su hermano en la comisaría de Chimen Aike donde permaneció 24 horas arrestado, respondió: “He visto pocas veces que se detenga con una prisión preventiva a una persona por este tipo de denuncias. Habitualmente se denuncia, se lo lleva a la comisaría, se lo hace constituir domicilio e inmediatamente queda en libertad. Creo que Ivovich, sin lugar a dudas, en este aspecto, ha sido un preso político”, consideró Baldini.