EL CALAFATE Clima
Foto: La Nación

Foto: La Nación

LA NACIÓN/Mariela Arias.-
RÍO GALLEGOS.- Esta semana se firmará el acuerdo entre la Nación y la provincia para garantizar financiamiento a través del Fondo Fiduciario por el cual llegarán a Santa Cruz $ 1200 millones en cuatro cuotas bimestrales, en tanto que el viernes el gobierno provincial anunció la aprobación de un crédito en el Banco Nación. Pese a los anuncios, sin embargo, ayer los docentes votaron un paro por 120 horas para esta semana, y el acampe de los jubilados se trasladó a la puerta de la gobernación.

La llegada de fondos debería descomprimir la delicada situación social que atraviesa la provincia. El acuerdo ya parecía cerca la semana anterior, cuando el presidente Mauricio Macri y Alicia Kirchner tuvieron una reunión en la Casa Rosada, pero los detalles finos del acuerdo demoraron la firma, que sería antes del 15 del actual, según confirmaron a LA NACION desde el entorno del ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

Es posible que la firma se dé incluso antes de que la Legislatura apruebe el jueves el Pacto de Responsabilidad Fiscal. La propia Alicia Kirchner afirmó en medios locales que el equipo de Frigerio está al tanto de que el proyecto está en la Legislatura. “En el Ministerio del Interior esto lo saben y nadie nos dijo que era condición sine qua non para avanzar con los trámites”, afirmó la gobernadora en declaraciones a LU 14 Radio Provincia.

Para este acuerdo, la provincia se comprometió a cumplir con metas fiscales y achicar el gasto público, un punto que generó controversias en las negociaciones, ya que el kirchnerismo denunciaba que las autoridades nacionales condicionaban la ayuda financiera a ajustar la planta de estatales y armonizar el sistema previsional. Ambos puntos fueron desmentidos tanto por el vicegobernador Pablo González, quien reconoció que la Nación no le había planteado esos cuestionamientos, como por el ministro Frigerio.

Sobre el crédito gestionado ante el Banco Nación, el gobierno comunicó el viernes que se aprobó el de $ 750 millones que había sido acordado entre Frigerio y Kirchner en la reunión del 30 de mayo. El dinero será remitido a la provincia en tres reembolsos, aunque no se informó la fecha del primer envío.

La administración kirchnerista se halla sumida en una profunda crisis cuyos mayores impactos se dan en la falta de pago a jubilados, que mantienen una protesta en la calle desde hace 74 días y que desde el jueves se trasladó de la sede de la Caja de Previsión a la puerta de la gobernación. A la fecha, el estado provincial sólo pagó parcialmente los sueldos a jubilados de menores ingresos, empleados de la ex ley 591 y a la policía. Los demás sectores aún no tienen fecha de cobro, para lo cual el gobierno espera la asistencia financiera de la Nación.

Pero el conflicto mayor quizá sea con los docentes. En 20 años, la provincia de Santa Cruz no había atravesado una crisis tan grave en materia educativa como la actual, donde las clases empezaron con paro ante la falta de una propuesta salarial. La medida se fue profundizando cuando los docentes dejaron de cobrar los salarios.

El viernes pasado, las autoridades educativas decidieron suspender la paritaria sin aviso y postergarla para el 15 del actual, lo que generó un fuerte repudio del gremio docente. Por su parte, referentes de la Ctera nacional hicieron de puente para lograr una reunión, pasado mañana, entre el gremio docente, encabezado por Pedro Cormack, y el ministro de Educación, Esteban Bullrich.

En conferencia de prensa, Cormack afirmó que el faltazo de los representantes del gobierno a la paritaria marca “el posicionamiento que tiene el gobierno provincial desde el primer momento, tratar de dilatar, un tipo de reacción de situaciones que son muy criticables”.