AbbonaBUENOS AIRES/Télam.-  El juez federal Sergio Torres elevó a juicio oral la causa en la que la ex procuradora del Tesoro y ex fiscal de Estado de Santa Cruz, Angelina Abbona,  fue procesada por «peculado de servicios» al confeccionar un escrito en defensa de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, tras la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman, que la acusaba de encubrir a los supuestos autores iraníes del atentado a la AMIA.

Este escrito de Abbona fue presentado ante el juez federal Daniel Rafecas, el 13 de febrero de 2015, momento en el que ese magistrado debía resolver el impulso o no de la denuncia presentada, un mes antes, el 14 de enero de ese año, por Nisman, el fallecido titular de la UFI-AMIA.

Los argumentos de la entonces procuradora fueron tomados por Rafecas a la hora de desestimar la denuncia de Nisman por «inexistencia de delito», aunque la denuncia fue reabierta luego por la Cámara Federal de Casación, que lo apartó del caso.

También irán a juicio oral los ex subprocuradores Horacio Diez y Javier Pargament Mariasch, quienes fueron calificados como partícipes necesarios del delito que se le atribuye a Abbona, informaron fuentes judiciales.

Todos los imputados fueron acusados de malversar los recursos del Estado para ensayar una defensa a la ex mandataria al elaborar un escrito judicial favorable a ella, luego de que Nisman la acusara de encubrir a los supuestos autores iraníes del atentado a la AMIA, mediante la firma del memorándum de entendimiento con Irán.

Según describe el juez Torres en el auto de elevación a juicio, los imputados emplearon en su calidad de funcionarios públicos y en beneficio de terceros su trabajo y el de otros funcionarios y empleados de la Procuración del Tesoro de la Nación.

La ex procuradora y ex fiscal de Santa Cruz enfrenta varias causas

Angelina Abbona, protagonizó  un incidente a bordo de un avión de Aerolíneas Argentinas, cuando su esposo Eduardo Mengarelli actual funcionario en Servicios Públicos, golpeó a un periodista de Canal 13 que  intentó entrevistarla. Mengarelli fue denunciado por los trabajadores de prensa, y a su vez él realizó una denuncia contra los periodistas por «hostigamiento» a su esposa.

Abbona, que nació en Mendoza y se mudó a la Patagonia en tiempos de dictadura militar, acompañó a la familia Kirchner por unos 30 años, ejerciendo distintos cargos en la justicia santacruceña.

En 2010, con Cristina Kirchner en el poder, asumió un cargo en la Procuración del Tesoro de la Nación. En ese cargo tuvo un rol especial en el juicio contra los holdouts, como la jefa del Cuerpo de Abogados del Estado.

El resultado del denominado juicio del siglo fue adverso: la Corte Suprema de Estados Unidos falló en contra de la Argentina, y obligó a pagar toda la deuda a los tenedores de bonos que no había entrado a los sucesivos canjes.

Abbona tiene varias causas en su contra: entre otras, está procesada por la supuesta omisión de investigar denuncias en torno a la presunta administración fraudulenta en las empresas Aerolíneas Argentinas y Austral y empresas controladas por parte del grupo Marsans.

Además, es investigada por haber cambiado el disco rígido de su computadora poco antes de irse del poder, cuando abandonó su oficina y luego se justificó diciendo que necesitaba hacer una copia de los archivos.

La ex procuradora trabajó hasta diciembre de 2016 como jefa de la Fiscalía de Estado en Santa Cruz. Al igual que otros ex funcionarios del Frente para la Victoria, encontró un empleo en el Sur tras las elecciones de 2015, adversas para el kirchnerismo.