EL CALAFATE Clima

EL CALAFATE.- Con medio centenar de vecinos anotados empezó hoy la Audiencia Pública convocada por el municipio para atender la problemática de la superpoblación de perros en la ciudad.

Hace más de 8 años que se implementó la castración gratuita, luego llegaron campañas de concientización, la implementación de micro-chips para patentamiento, y  otras medidas que parecen no tener resultado.

Entre los vecinos convocados en la sede del Concejo Deliberante de la ciudad había desde sectores proteccionistas de los animales hasta quienes pedían medidas drásticas (Eutanasia hasta equilibrar la población canina) para terminar con la gran población canina que ya ha generado denuncias por mordeduras en la vía pública, situación que se agrava con la inminente llega de turistas en esta época del año.

La mayoría de los expositores coincidió en que es el municipio el responsable de atender la problemática, pero reconocieron que el mayor déficit es la falta de responsabilidad de los dueños de los perros que permiten el vagabundeo de los animales.

Hubo asimismo un reconocimiento unánime a la labor de TAMA la asociación protectora de animales.

Sin embargo los disertantes apuntaron a que estas acciones no eran suficientes, que el año pasado la capacidad del municipio para albergar a los animales se vio desbordada,  ya que hay una gran cantidad de vecinos desaprensivos que no cuidan a sus mascotas y en muchos casos los tienen sin un mínimo cuidado reproduciéndose en forma exponencial e incontrolable.

Los animales sueltos desparraman la basura, ensucian las veredas, y acosan con ladridos y en algunos casos atacan a transeúntes, lo que ha ocurrido recientemente no solo en El Calafate, donde hace unos meses un perro mordió en el rostro a una niña, sino en Caleta Olivia donde un vecino perdió la vida producto del ataque de un perro que además era mascota de la familia.

Solicitaron que el municipio aplique las normas existentes, con las sanciones y multas previstas, e intime en plazos perentorios al vecino que haya violado las normas, a recuperar a su mascota y en adelante enmarcarse dentro de las normas de tenencia responsable del animal, patentamiento, vacunación, uso de bozal y correa.  Algunos expusieron que la castración no era el camino ya que la experiencia había fracasado en El Chaltén.

Se pidió por hacer más eficiente el funcionamiento de la comúnmente llamada “perrera” con recorridas regulares y permanentes de acuerdo a las necesidades y demandas de la población, y en todos los barrios de la ciudad.

Para lo cual debe contarse con vehículos apropiados, y personal debidamente provisto de la indumentaria acorde con la tarea que desempeñan, expuestos al riesgo de contraer enfermedades y sufrir consecuencias físicas por el accionar de los animales.

Cabe consignar que lo que resulte de la audiencia, no tiene carácter vinculante.