EL CALAFATE Clima

En su hábitat natural

Por ROSITA DÍAZ.- En el marco del Acto de fin de curso del Nivel Primario del Colegio Salesiano, se hizo entrega al hermano salesiano José Saracano la distinción de Ciudadano Ilustre nombrado por la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, en ese momento recibió un caluroso y cariñoso aplauso donde todos se pusieron de pie para homenajearlo, en un gimnasio colmado de familias y niños.

El maestro Saracano, nació un 29 de febrero hace 81 años en Turin Italia. Bromea con su edad, dice que cumpleaños cada 4 años y que recién tiene 20.
Luego de vivir de cerca la segunda guerra mundial, migra a fines de la década del 40 a Río Turbio junto a sus padres y cuatro hermanos, con tan solo 11 años. Así conoció la tierra soñada por Don Bosco. La familia Saracano fue una de las primeras remesas migratorias de italianos que llegaron a la Cuenca a trabajar en la explotación de la mina carbonífera que se iniciaba por esos años.

En los años 1949 y 1950 fue alumno pupilo en el colegio Salesiano de Río Gallegos, donde descubrió su vocación salesiana y posteriormente migró al seminario menor de Bernal, desde entonces abrazó la vocación salesiana como laico consagrado de la Congregación Salesianos de Don Bosco; se dedicó a la educación como maestro y luego como docente de plástica/dibujo y como profesor de Italiano.

Fue alumno y profesor del Centro Polivalente de Arte N°1 de Río Gallegos, como profesor de artes plásticas, desplegó su veta artística realizando varias exposiciones personales y una de ellas en el Aeropuerto de la ciudad de Río Gallegos.

Desde que conozco a José hace más de tres décadas ha vivido en la Patagonia austral, principalmente en la Casa Salesiana de Río Gallegos. Además se desempeñó en distintas áreas pastorales en el Colegio Don Bosco de Ushuaia, en la Escuela Agrícola Salesiana de Río Grande y en el Colegio San José de Pto. Deseado. Pero “su casa” es la que lleva en su corazón y lleva parte de la historia del Salesiano de Río Gallegos.

Tal es así que en octubre del año 2008 se instituyó el nombre de “Hermano José Saracano” al Gimnasio del Colegio.

En estos últimos años, una de las actividades que le gusta desarrollar es sacar fotos; cámaras en mano se dedica a congelar momentos de alegría y emociones de los alumnos del Colegio. Es el fotógrafo más activo de la Institución.

El gimnasio, el patio es su lugar, donde se encuentra con niños y jóvenes siempre con una ocurrencia oportuna y divertida, acompaña siempre la multiplicidad de actividades escolares, culturales, deportivas y recreativas que el Colegio propone.

Siempre se vinculó con las actividades recreativas y deportivas de los niños y jóvenes, además se destaca por su agilidad y plasticidad con la ocurrente “banderita”, manteniendo su cuerpo erguido a 1 metro del piso en forma horizontal, convirtiéndose en un desafío para todos.

Actualmente organiza y anima los oratorios de los sábados en el Gimnasio del Colegio destinado a los niños, éste es un espacio recreativo de entretenimiento, en síntesis una propuesta educativa basada en el sistema preventivo de Don Bosco.

El patio salesiano es el espacio compartido entre niños, niñas y jóvenes, espacio de juegos, de risas, de encuentro, de complicidades, de crecimiento, de cuidado, de amistades, de mates compartidos, que se caracteriza por un ambiente familiar.

En estos días se encuentra organizando el oratorio de verano, “comenzamos el 8 de enero”, a modo de invitación, les decía a los niños que se encontraban allí en el pasillo del primario del Sale en estos días.

José Saracano es el espíritu de Don Bosco en estas tierras patagónicas, quien ha destinado su vida a los niños y jóvenes, en el lugar más sagrado de los salesianos como es el patio.

* La autora es docente, trabajó más de 20 años en el Salesiano, y es miembro de la pastoral migratoria.