EL CALAFATE Clima

RÍO GALLEGOS.- Las detenciones del director por el estado provincial en el Banco Santa Cruz, Carlos Zannini, y del síndico Alejandro Manzanares, afectaron el poder de decisión y control de la provincia sobre los movimientos de la entidad. Otra de las funciones de los representantes del gobierno de Alicia Kirchner en el banco es la de “Luchar contra la corrupción y el delito financiero”.

El Banco Santa Cruz fue privatizado por Néstor Kirchner a manos del grupo Eskenazi en 1998. “Me pidió él que se lo comprara” dijo don Enrique, el jefe de la familia.

Desde entonces actúa como la herramienta financiera del estado provincial, pero las decisiones más importantes las toman los nuevos dueños. Además del manejo de los depósitos y préstamos del sector privado, en banco actúa como la “caja obligada” del sector público concentrando el pago de sueldos de los más de ochenta mil estatales provinciales, municipales, y jubilados.

A poco de privatizarse el banco, el contador Víctor Alejandro Manzanares de estrechos vínculos con la familia Kirchner fue designado síndico en representación de las acciones clase A del estado en el Comité de Fiscalización de la entidad.

Desde su detención el 17 de Julio por orden del juez Claudio Bonadío, en la causa que investiga lavado de activos e involucra a la ex familia presidencial, ese rol lo cumplió la suplente, contadora Romina Gaitán.

Sin embargo Gaitán, esposa del ministro de gobierno Fernando Basanta, el 18 de diciembre dejó el cargo para asumir en el Tribunal de Cuentas como vocal en representación del Poder Ejecutivo.

De este modo, desde esa fecha la provincia no tiene representante en el Comité de Fiscalización que integran tres miembros, dos por el sector privado y uno por el público, en este caso el contador Manzanares y su suplente Gaitán.

De acuerdo a los códigos de funcionamiento del BSC, la Comisión Fiscalizadora es la que “controla la legalidad respecto del cumplimiento por parte del Directorio de las disposiciones de la Ley de Sociedades Comerciales, el Estatuto, sus reglamentaciones y las decisiones de la Asamblea”.  Como mínimo debe reunirse dos veces al mes.

Del director Carlos Zannini, designado por decreto nro 001

La participación de la provincia en la administración den banco tiene un hombre clave en las decisiones de la entidad: el director en representación de las acciones clase A del estado provincial, el abogado Carlos Zannini. Fue designado por decrteto Nro 0001 firmado por Alicia Kirchner el 05 de enero de 2016.

Entre sus atribuciones el Directorio es el máximo órgano de administración y dirección del Banco, “es quien vela por su liquidez y solvencia, es responsable de aprobar la estrategia global del negocio y las políticas, de instruir a la Alta Gerencia”

Es quien debe controlar “que los niveles gerenciales tomen los
pasos necesarios para identificar, evaluar, monitorear, controlar y mitigar los
riesgos asumidos por el Banco”.

Cuando el 7 de diciembre el ex secretario Legal y Técnico de la presidencia con Néstor primero y con Cristina Fernández después, fue detenido en su domicilio de Río Gallegos a raíz de estar imputado en la causa AMIA, el cargo quedó en manos del suplente, el ministro de Economía Juan Donnini.

El Directorio está compuesto por el número de miembros que fija la Asamblea “entre un mínimo de cinco y un máximo de once Directores titulares y de cinco suplentes”. 

En este esquema, solo “Uno de ellos designado por  el Poder Ejecutivo de la Provincia en representación de las acciones clase “A”, y los restantes elegidos por los accionistas titulares de las acciones clase “B”.

“Los Directores suplentes serán llamados a desempeñar el cargo en caso de renuncia, muerte o imposibilidad legal del Director titular”, dice el estatuto.

El Directorio se reunirá tantas veces como lo exijan los intereses del Banco Santa Cruz y al menos una vez por trimestre.

Carlos Zannini está detenido en la cárcel de Ezeiza, y esta semana la cámara federal porteña decidirá si continúa preso o le otorga la libertad.

“Quienes incumplan el Código o las políticas y procedimientos de Banco Santa Cruz serán pasibles de sanciones, cuya graduación dependerá de la gravedad de la conducta, sus antecedentes, su reiteración y las circunstancias que rodearon al hecho, todo ello conforme lo dispuesto por el derecho laboral y el marco legal vigente”, reza el Código de Conducta del Banco Santa Cruz.